Lo que no debes perderte en tu viaje fin de curso a Roma

 

 

Hablan de Roma como una ciudad eterna repleta de encantos y lugares secretos que sorprenderán a cualquier estudiante que pasee por sus calles. Elegirla como destino para un viaje fin de curso garantiza a los alumnos no sólo que lo pasen bien, se diviertan y desconecten, sino que además aprendan y se sumerjan en sus monumentos e imponentes restos. Estos son tantos que harán que vivan un gran viaje en el tiempo. Hoy os dejamos con algunas cosas que los estudiantes no deben perderse en su viaje final de estudios a Roma:

– Fontana di Trevi. Es una de las fuentes más hermosas del punto y seguramente más visitadas de todas. Es un punto de belleza arquitectónica y llena de historia. Fue construida en el siglo XVII y esta construcción duró más de treinta años. Este lugar es el punto de encuentro de turistas por excelencia. Al estar allí no sólo hay que disfrutarla sino que además, no puedes irte de ella sin arrojar una moneda al agua y ¡pedir un deseo!

El Coliseo o Anfiteatro Flavio, como era conocido en la época clásica es un símbolo de Roma y del imperio romano en general. 2000 años después de su construcción puede observarse todo lo que ha logrado sobrevivir a incendios, terremotos y guerras. Sin duda adentrarse en esta joya de la arquitectura es una experiencia única que cualquier estudiante debe vivir. En sus entornos, se encuentran el Foro Romano y las ruinas de la residencia imperial en la colina del Palatino, donde podréis disfrutar de unas fabulosas vistas, y los Foros Imperiales.

El Vaticano. La Ciudad del Vaticano, es una ciudad estado ubicada dentro de Roma. Es el hogar del Papa y donde se encuentran tesoros de la arquitectura como la Basílica de San Pedro, la Capilla Sixtina con su famosa bóveda pintada por Miguel Ángel o los Museos del Vaticano, los cuales albergan unas alrededor de 700 mil piezas en sus más de 40 mil metros cuadrados. Obras de Leonardo Da Vinci, Caravaggio, Van Gogh, Salvador Dalí o importantísimos restos descansan entre sus paredes. Todo ello, lo hace una parada obligatoria en un viaje escolar a Roma.

Barrio Trastévere. Se trata de uno de los barrios más populares de la ciudad. Es una zona llena de rincones encantadores donde poder almorzar o cenar comida típica italiana. Con estrechas callejuelas, en ellas se encuentra la plaza Santa María, un precioso edificio del siglo XII lleno de historia y asentado en una iglesia que se remonta a la época ¡paleocristiana!

– Y por supuesto, aunque nos dejamos atrás, decenas de cosas que ver, nadie puede irse de Roma sin comprobar una gran leyenda, la que rodea a la Boca de la Verdad, una antigua máscara de mármol colocada en la pared de la Iglesia de Santa María in Cosmedin. Esta leyenda dice que al introducir la mano en su boca y que está cerraba si esta persona mentía. ¡Qué cosas!

Esperamos que si decidís visitar esta ciudad en vuestro viaje fin de curso, lo paséis en grande. Y si finalmente no os decantáis por ella, podéis consultarnos y os asesoraremos.

Deja un comentario